fbpx

 

Estudiando la osteología nos damos cuenta que la arquitectura de los huesos no es perfectamente simétrica, con bordes paralelos entre sí, vértices regulares y carillas articulares ubicadas en un solo plano.

Descubrimos que, en los huesos largos de los miembros, los ejes longitudinales de sus diáfisis, no transcurren por su centro geométrico de los mismos, sino más bien debido a las formas retorcidas pasan por fuera de este centro.

De esta misma forma, todos nuestros huesos están representados dentro de ejes en los tres planos del espacio, también comprobamos que la orientación de las carillas articulares se expresan en esta sucesión de planos diferentes.

Respecto a la miología podemos observar que también esta misma característica multiplanar. Los tendones musculares no están implantados perfectamente paralelos y simétricos respecto a los ejes óseos, dando por efecto a la función dinámica, una combinación de movimientos indisociables.

“El movimiento uniplanar, es decir en un solo plano es una utopía”. Queriendo expresarse con esto que toda inclinación por ejemplo conlleva implícita una rotación de manera indisociable.

Estos dos últimos factores expresados más arriba, tanto la forma irregular de los huesos y la orientación en todos los planos del espacio de las superficies de las carillas articulares terminan proyectando al movimiento en una diagonal.

Diagonales estas que terminan representando movimientos en masa de nuestros miembros y tronco, los cuales desembocaran en el más alto exponente de las acciones dinámicas de nuestras funciones en la vida diaria, como lo es llevarse la comida a la boca.

El estudio, la comprensión y el respeto de esta fisiología nos lleva a trabajar bajo un concepto más abarcativo, más Funcional.

En preparación física esta situación es de suma importancia, por eso más que nunca, a continuación, el aporte del programa de Activación Funcional a nuestro trabajo diario.

 

Presentación del programa RST Functional Activation

 

A través RST Functional Activation identificaremos y restableceremos las capacidades contráctiles de la musculatura desactivada o parcialmente inhibida de un patrón de movimiento funcional.

 

Permitimos de esta forma que los músculos funcionen de la manera más óptima posible, sin que provoquen desajustes en el movimiento que afecten negativamente el rendimiento deportivo.

Cuanto más eficientes funcionen nuestras cadenas fibromusculares, menor será la necesidad del cuerpo de protegerse con exceso de tono muscular, contracturas o dolor, lo cual permitirá mantenernos en condiciones óptimas para realizar nuestro entrenamiento o actividad diaria, alejándonos del riesgo de recaídas o lesiones.

RST Functional Activation es un revolucionario sistema para identificar y trabajar músculos desactivados o inhibidos, consiguiendo así acelerar la recuperación de lesiones y optimizar el rendimiento deportivo.

Una adecuada función neuromuscular y articular son esenciales tanto para atletas profesionales como para deportistas de tiempo libre sometidos al estrés del movimiento, como también para personas sedentarias que sufren los malestares propios de la inactividad física.

 

RST Functional Activation es un programa de entrenamiento que permite valorar y restaurar los desajustes neuro-musculares.

 

Nuestro programa ve y entiende al hipertono como una forma de protección que adopta nuestro cuerpo. Una musculatura desactivada o parcialmente inhibida puede crear la necesidad de que otros músculos sinergistas se sobrecarguen para recuperar estabilidad en un patrón determinado de movimiento.

RST Functional Activation va a la raíz del problema; buscando restaurar la musculatura que no trabaja o no se comunica adecuadamente, en lugar de ir a tratar de obrar sobre el dolor o la tensión periférica, que sólo son síntomas del desajuste funcional.

Restaurando la función normal de la musculatura se reduce el riesgo de lesiones, creando un óptimo patrón de movimiento. Nuestro cuerpo se va a mover mejor, ya no siente la necesidad de proteger nada, ya que ahora el musculo afectado de la articulación está activo o facilitado, lo que es lo mismo que preparado para el movimiento.

 

Activo o Facilitado: sinónimo de preparado al movimiento

 

RST Functional Activation permitirá un nuevo estilo de vida activo, libre de tensiones, permitiendo retomar la práctica deportiva, mejorando el rendimiento y la performance.

 

El programa RST Functional Activation no trata lesiones, sino ayuda a que las cadenas fibromusculares se contraigan mejor y más fácil, distribuyendo más equilibradamente las tensiones.

 

Corregimos los desequilibrios funcionales de un patrón de movimiento provocados por músculos que no realizan una adecuada función, es decir que no se contraen de forma efectiva.

Una vez que la cadena muscular tenga una capacidad contráctil óptima, el sistema nervioso no sentirá la necesidad de protegerse contracturando musculatura periférica, por lo que nos dotará de una movilidad articular mayor con un movimiento fácil y rápido.

Tengamos en cuenta que aumentando la activación muscular en las articulaciones que el cuerpo identificaba como vulnerables y débiles conseguiremos una mayor fluidez y potencia en el movimiento.

 

RST Functional Activation se concentra en la parte activa del sistema fibromuscular, es decir la fibra muscular estriada, ya que consideramos que es la única que nos puede dar una respuesta de ida y vuelta y es la única sobre la cual el sujeto tiene un control voluntario.